VisionClick

¿Duros a cuatro pesetas? ¡Cuidado con la letra pequeña en el Marketing Online!


30 julio 2013 VisionClick

estafa¿A quién no le gustan las cosas baratas? Y si además puede ser gratis, entonces nos sube una sensación de felicidad por todo el cuerpo difícil de describir. Pues precisamente este deseo feroz que en estos tiempos de crisis se acrecienta aún más, de obtener las cosas al más bajo precio posible incluso a coste cero euros, es de lo que se aprovechan algunas empresas cuando utilizan un marketing online agresivo que roza prácticamente lo ilegal.

 ¿Dónde está el truco?

Generalmente cuando alguien te quiere dar algo gratis te engancha con la excusa de que para dártelo necesita conocer tus “datos personales”. Solo unos datos mínimos para poder entregarte tu premio, una mera formalidad. Basta con darles tu nombre, apellido, fecha de nacimiento, cuidad, país, domicilio, correo electrónico (y no suelen permitir Hotmail por alguna extraña razón),… Y si me apuras, te pedirán incluso el número de pié que calzas, todo con tal de obtener su fin: que es apoderarse de tu información personal. Opcionalmente también te suelen pedir que indiques tus preferencias sobre ocio, deporte, fotografía, coches, moda,… Por si vuelven a tener algo que te pueda interesar, no seamos mal pensados.
Una vez que tienen todos tus datos ya solo queda un pequeño paso para conseguir “GRATIS” esa cafetera, entradas de cine, cena para dos o vete a saber qué.

El último paso. Antes de que hagas clic con tu ratón en el maravilloso botón que te llevará al paraíso de la felicidad, tienes que pasar una última prueba, dar un último paso imprescindible para poder alcanzar tus sueños, y es marcar una “simple” casilla que indica que He leído y acepto las Condiciones de Uso de “el Organizador” así como las de los Patrocinadores. Acepto de forma expresa que mis datos sean tratados para la gestión de la promoción.
Pero seamos serios, ¿Alguien se lee esto?, pues yo sí lo hice y me llevé una sorpresa.
Todos estos “acepto” disponen de un enlace a los términos detallados que estás aprobando al marcar la casillita famosa. Por lo generar son un ladrillo soporífero imposible de leer, casi prefiero que me timen, sinceramente. Pero en esta ocasión me querían regalar dos entradas de cine y un paquete de palomitas, era “regalo seguro”. Pues bien, navegando por las condiciones y términos ves como por un lado el premio no es tan seguro como prometían, es seguro si eres el elegido de la semana, o del mes. ¿Y quién elije al elegido? Claro está, la empresa. ¿Y qué garantías tenemos? ¿Notario o similar? ¿Tengo que responderte? Pero eso sí, la empresa en cuestión ya se ha nutrido de tus datos personales, le has dado derecho a usarlos como mínimo dentro de las empresas del grupo, que a saber cuántas son y cuales, y por supuesto derecho a mandarte propaganda en función de tus gustos marcados a la hora de rellenar tu cuestionario. Y esto sin pensar mal y sospechar que tus datos sean facilitados a terceros. Porque la información personal no es “gratis”, las empresas se pelean y pagan grandes cantidades de dinero por obtenerla. ¿Acaso pensamos que Google, Yahoo y similares viven del aire?

Moraleja
Demostrar que hayan usado tus datos ilegalmente no es nada sencillo y al usuario de a pie nos da pereza quejarnos y reclamar incluso cuando está en juego algo personal. Yo experimenté poner un correo muy especial y lo usé solo para rellenar un formulario específico, y a partir de ahí empecé a recibir al poco tiempo propaganda de fuentes muy diversas. ¿Qué hacer ante tal atropello a la intimidad? ¿Dónde queda el respeto a los términos y condiciones de lo que he aceptado ciegamente, confiando en la buena voluntad de la empresas?
Nadie regala duros a cuatro pesetas, o dicho en otras palabras, nadie regala nada a cambio de nada. Por lo tanto, te recomiendo, si eres aficionado a probar suerte con las ofertas del 60% de descuento, regalos a cambio de casi nada:
1. Que te crees una cuenta de correo específica para este tipo de actividades, una cuenta que no uses para leer y escribir tus correos personales, y que manden ahí todo el spam que su ancho de banda les permita.
2. Antes de aceptar, firmar o aprobar cualquier cosa en este mundo del 2.0 que nos ha tocado vivir y donde el Marketing Online es tan dinámico, interactivo y maravilloso, aunque te sea un tostón, léete las condiciones y actúa en consecuencia de las mismas.
3. Visites la web de la Asociación de Usuarios de Internet donde puedes informarte de cómo actuar ante este tipo de situaciones indeseadas.
Ante todo duda cuando te ofrezcan tanto por tan poco, porque termino como empecé, de este tipo de ofertas hay que desconfiar porque En Internet, ni fuera de él, “nadie da duros a cuatro pesetas”.
¿Estás de acuerdo conmigo o te pongo una casilla aquí al lado para que “aceptes mis condiciones”?

Post recientes

14 febrero 2019
Google Search Console, ¿le sacas el máximo partido?
Leer más
26 febrero 2018
La importancia de la Analítica web
Leer más
31 enero 2018
5 razones para priorizar los videos en tu estrategia de marketing contenidos
Leer más

* Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.

Aceptar cookies

Más información